• Gestión y Matrícula
  • Multimedia

Por. Profesor Jaime Martínez 

No sé sí reírme o llorar cuando veo a un Colombiano de a pie,  de salario mínimo, que se rebusca en el día a día para subsistir en este país de desigualdades, compartiendo expresiones de odio y repudio al Socialismo, sí bien, no estás de acuerdo con este sistema o no quieres que se establezca en este país, por supuesto, después de haber leído sus postulados y su evolución, por lo menos valora y respeta su memoria histórica, te recuerdo que fue el socialismo el que inspiró las luchas de los trabajadores en pro de una sociedad más justa, promovió los derechos humanos,  la libertad de expresión y de culto, reivindicó las luchas de la mujer en una sociedad excluyente y machista, se opuso férreamente a los postulados del capitalismo salvaje de la revolución industrial,  liberando a la clase obrera de la esclavitud y la opresión ejercida por la oligarquía, en otras palabras ayudó a construir las bases de la sociedad actual. Es obvio que ha tenido desaciertos, cómo también los ha tenido el capitalismo, pero también es verdad que detrás de los ” fracasos” del socialismo, está la manipulación y el juego sucio de la extrema derecha que monopoliza la economía mundial. Reconozco las bondades del capitalismo, pero con  más inversión, justicia social, equidad y cero corrupción en sus aparatos administrativos.

También es un mito que dentro del socialismo actual las personas no trabajan y viven subsidiadas, que te despropian o coartan tu libertad de expresión o que socialismo y comunismo son lo mismo, el sistema socialista ha evolucionado y sus tendencias actuales se adapta a la economía moderna, siendo coherente y cohexistente con el capitalismo y en muchos países ha sido exitoso, además, este país es históricamente derechista y sus tendencias socioculturales rechazan un régimen represivo. Este escrito es un punto de vista personal que sirve para la reflexion,  y  para sugerir que al momento de opinar, dejen a un lado las pasiones y  los sentimientos, es mejor utilizar la memoria histórica y el sentido crítico para debatir la política, no importa cual sea tu afiliación, la política no es fútbol y muchos colombianos, más  bien parecen “barras bravas” al momento de debatirla, deja de insultar y repetir cómo loro, que en este país del  “sagrado corazón” en sus avatares histórico políticos, han sido más los “dolorosos que los gozosos” y todos, izquierda o derecha ¡tienen rabo de paja!.

EN ES
Skip to content