Los folívoros o filófagos, son un suborden de mamíferos placentarios del orden pilosa, comúnmente llamados como perezosos. Son animales neotropicales de variado tamaño endémicos de las selvas húmedas de Centro y Sudamérica. Las especies actuales se pueden clasificar en dos géneros: los perezosos de tres dedos (Bradypus, Bradypodidae) y los perezosos de dos dedos (Choloepus, Megalonychidae).

Los perezosos son de gran importancia ecológica ya que constituyen la mayor proporción de la biomasa del bosque húmedo tropical. Su comportamiento al defecar lo convierte en pieza importante del ciclo de nutrientes, ya que una vez por semana baja del árbol a orinar y a defecar.

Cuando este cava el hueco para depositar las heces, el perezoso está devolviendo al árbol los nutrientes que recibió de sus hojas. Al defecar de la cima del árbol, las heces se esparcirán y serán llevadas por la lluvia del bosque tropical.

Un perezoso pesa entre cuatro y cinco kilos, y sus músculos presentan la cuarta parte de su peso total. Como consecuencia no pueden moverse en forma veloz, pero en cambio son muy ligeros para trepar por ramas delgadas con gran eficiencia. Comen y duermen colgados de las ramas de los árboles, actividades características de su eficiente consumo de energía. Durante la noche, se disminuye la temperatura de su cuerpo y esto les obliga a pararse y a esperar la llegada de la mañana. Con la salida del sol, el perezoso trepa hasta la cima del árbol y absorbe los rayos solares, así recargándose con energía solar.

X